“El que obra mal…”

El que obra mal - Vitamina D
El que obra mal – Vitamina D

Las enfermedades autoinmunes son aquellas en las que el sistema inmunológico de un individuo se convierte en un agresor que ataca a los propios órganos o tejidos sanos. Ejemplos de este tipo de enfermedades son la artritis reumatoide, la psoriasis, la enfermedad inflamatoria intestinal (EII) y el lupus. En los últimos años se ha encontrado evidencia de que la vitamina D se relaciona con las enfermedades autoinmunes, especialmente con la EII.

La falta de vitamina D en los adultos con EII se ha demostrado hasta en el 50% de ellos y hay estudios que han validado hasta el 78% de deficiencia de vitamina D en adultos con EII: en estos pacientes, el déficit de vitamina D en su cuerpo puede deberse a diferentes causas:

  • No tienen la suficiente exposición a la luz solar porque no tienen un estilo de vida activo.
  • Tienen restricciones en su dieta y por lo tanto no tienen acceso a algunos alimentos con vitamina D.
  • Su intestino no tiene una buena capacidad de absorción.
  • Si la EII es severa, las proteínas que transportan a la vitamina D son pocas.

Otra evidencia es que existe mayor frecuencia de EII y otras enfermedades autoinmunes en regiones más separadas del ecuador ya que no tienen la suficiente luz solar. También se ha demostrado que en la capa interior del intestino hay receptores para la vitamina D y existen genes que alteran la cantidad de receptores de este nutriente en el intestino ocasionando la presentación de la EII. Mantener niveles mayores de vitamina D en la sangre se relaciona también con una menor frecuencia de EII

Aunque las pruebas dicen que la relación entre los niveles de vitamina D y la EII es muy estrecha, muchos médicos no utilizan a ésta como parte del tratamiento argumentando que no hay la suficiente evidencia de su eficacia. Sin embargo; hay estudios, aún pocos, en los que se ha comprobado la eficacia de la vitamina D en este tipo de enfermedades del intestino. De esta manera se ha probado que los pacientes con EII tratados con vitamina D presentan menos brotes que los que no tienen este tratamiento y que también hay una mejor respuesta al tratamiento en los pacientes que toman suplementos de vitamina D.

Nuestro médico tiene la mejor opinión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *