Relación entre vitamina D e insomnio

Relación entre vitamina D e insomnio
Relación entre vitamina D e insomnio

La vitamina D se puede obtener de dos maneras, una es la exposición solar; cuando la piel es expuesta a la radiación ultravioleta (UVB) inicia la conversión de un derivado del colesterol a provitamina D3. La segunda es mediante la alimentación, ya sea de alimentos de origen vegetal (cereales fortificados, etc.) o de origen animal (salmón, bacalao, macarela, yema de huevo, productos lácteos fortificados).1,2

Existen personas con una deficiencia importante de vitamina D, que puede ser secundaria a una disminución a la exposición solar, alimentación inadecuada u otros factores como los siguientes:3-5

  • Personas con alguna enfermedad que impida la absorción de la vitamina (pancreatitis crónica, enfermedad inflamatoria intestinal, enfermedad celiaca, fibrosis quística)
  • Mayores de 65 años (disminución de producción de la vitamina por la piel)
  • Personas que se encuentran internadas en centros sanitarios (no tienen una buena exposición solar o no se alimentan correctamente)
  • Personas que viven en climas fríos (baja o nula exposición solar)
  • Personas que utilizan protector solar
  • Personas con piel oscura.
  • Uso de algunos medicamentos (antihipertensivos, antiretrovirales, etc)

¿Por qué es importante el sueño?

El sueño es esencial para sobrevivir, ya que ayuda al cerebro a mantener sus funciones, como recordar o crear momentos, a la concentración y reflejos. La falta de sueño afecta a muchos tejidos y sistemas en nuestro cuerpo, desde el cerebro, el corazón, los pulmones, la inmunidad, estados de ánimo y enfermedades.6

¿Qué es el insomnio?

El insomnio es la dificultad persistente para conciliar el sueño o no poder mantenerse dormido, aunque se tenga la oportunidad. Esto resulta en la disminución de la calidad y cantidad del sueño, y que se genere somnolencia excesiva a la mañana siguiente, lo que puede traer como consecuencias:7-9

  • Problemas de atención, concentración o memoria.
  • Fatiga
  • Malestar
  • Reducción en la energía
  • Accidentes laborales o al manejar.
  • Dificultad para concentrarse
  • Dolores de cabeza.
  • Molestias gastrointestinales.
  • Preocupación excesiva cuando llega la hora de dormir.

El insomnio crónico aumenta la predisposición de enfermedades psiquiátricas como la depresión, ansiedad y el abuso de sustancias. Las personas que presentan trastornos del sueño, tienen un sistema nervioso hiperactivo y tienen respuestas más intensas a eventos estresantes, que afectan su calidad de vida. 7,8.

¿Cuál es la prevalencia del insomnio en México y cuál es el impacto económico y en la salud?

En México, el insomnio se encuentra entre los trastornos del sueño más comunes. La prevalencia nacional asciende a 18.8%, siendo mayor en mujeres que en hombres (22.8 vs 14.3). El vivir en una zona urbana y el consumo de tabaco ha demostrado que afecta los hábitos de sueño.8

¿Cómo se relaciona la vitamina D con el insomnio?

La vitamina D desempeña un papel importante en los mecanismos fisiológicos, incluyendo el sueño. Una de las múltiples funciones consiste en regular el sistema inmune y disminuye la liberación de sustancias inflamatorias. Varios estudios han reportado que los receptores de la vitamina D se expresan en el cerebro en una manera en la que mejoran el ciclo del sueño y sus etapas. Se ha visto que los bajos niveles de vitamina D están asociados con los trastornos del sueño.8,10

¿Cómo mejorar los síntomas?

Las personas que sufren de insomnio pueden estar horas preocupadas, incómodas o viendo el reloj varias veces al día, estas acciones hacen que su nivel de ansiedad aumente. Hay algunas opciones que pueden ayudar a mejorar los síntomas como, terapias conductuales, terapias cognitivas, higiene del sueño (establecer horas, no comer justo antes de acostarse, etc.) y terapias farmacológicas.11

La suplementación con vitamina D (colecalciferol) en estos pacientes, ha demostrado una mejora en la calidad del sueño, siendo adecuada y segura la dosis diaria de 4,000 UI/día. Depende de cada individuo y condición la dosis a suplementar, la Sociedad Nacional de Osteoporosis considera que es el tratamiento de opción para la deficiencia o insuficiencia de esta vitamina.2 De acuerdo con el Instituto de Medicina, esta dosis no presenta toxicidad y en varios estudios clínicos se ha visto que el consumo prolongado de 10,000 UI/día no presenta efectos negativos en casi todos los individuos.12,13

Referencias:

  1. Callen J, Cowen E, Hruza G, Jorizzo J, Lui H, Requena L, Schwarz T, Torrelo A. Dermatología. 4ta ed. España: Elsevier; 2018.
  2. Elsevier Point of Care. Vitamin D deficiency in adults. Clinical Overview. 2020
  3. Hoel D, Berwick M, de Gujil F, Holick M. The risks and benefits of sun exposure 2016. Dermatol-Endocrinology. 2016.
  4. Domenichi D. Ferri´s Clinical Advisor. 4ta ed. Elsevier; 2020
  5. Varsavsky M, Rozas P, Becerra A, Luque I, Quesada JM, Ávila V, García A, Cortés M, Naf S, Romero M, Reyes R, Jódar E, Muñoz M. Recomendaciones de vitamina D para la población general. Endocrinol Diabetes Nutr. 2017;64(s1):7-14.
  6. National Institute of Neurological Disorders and Stroke. Bethesda. Brain basics: Understanding Sleep; 2019 August 13. Disponible en: https://www.ninds.nih.gov/Disorders/Patient-Caregiver-Education/Understanding-Sleep.
  7. Javaheri S, Redline S. Insomnia and risk of cardiovascular disease. Chest. 2017; 152(2): 435-444.
  8. Guerrero S, Gaona E, Cuevas L, Torre L, Reyes M, Shamah T, Pérez R. Prevalencia de síntomas de sueño y riesgo de apnea obstructiva del sueño en México. Salud Pública Mex. 2018 ;60(3):347-355.
  9. Xie Z, Chen F, Li W, Yu F. A Review of sleep disorders and melatonin. Neurol Res. 2017 Jun, 39(6): 559-565.
  10. Han B, Zhu F, Shi C, Wu H, Gu X. Association between Serum Vitamin D Levels and Sleep Disturbance in Hemodialysis Patients. Nutrients. 2017;9:139.
  11. Gao Q, Kou T, Zhuang B, Ren Y, Dong X, Wang Q. The Association between Vitamin D Deficiency  and Sleep Disorders: A Systematic Review and Meta-Analysis. Nutrients 2018, 10, 1395.
  12. Lerner P, Sharon L, Miodownik C. Association between mental disorders, cognitive disturbances and vitamin D serum level: Current state. Clinical Nutrition ESPEN. 2018;23:89-102.
  13. Holick M, Binkley N, Bischoff-Ferrari H, Gordon C, Hanley D, Heaney R, Murad H, Weaver C. Evaluation, Treatment and Prevention of Vitamin D Deficiency: An Endocrine Society Clinical Practice Guideline. J Clin Endocrinol Metab, July 2011, 96(7):1911-1930.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *